Under Construction




“La semana pasada aprendí unas melodías y notas en la guitarra, pero hoy no me acordé de lo que había tocado”


Una de las definiciones un poco complejas de abordar está relacionada al aprendizaje continuo. Para bien o para mal, entre nuestras creencias y desconocimientos de como funcionamos culturalmente, “creemos” que, una vez terminada el período de escuela, colegio, universidad, ya cumplimos la tarea de aprender y se cierra el negocio intelectual.


Nada más alejado de la realidad y nada mas alejado de las necesidades de los actuales tiempos.


Mis razones son las siguientes:


En lo fisiológico, tenemos un cerebro neuroplástico (Teoría del Pensamiento de Erik Kandel) que está disponible para el aprendizaje, independiente de tu edad.


Nuestra capacidad instalada cerebral es casi infinita para agregarle experiencias, y recuerdos asociados a alguna materia en especial.


En lo conductual, si repetimos una rutina diariamente y la sostenemos entre 30 a 60 días, estaremos logrando un cambio de hábito. (Teoría de los Cambios de Hábitos)


Y si particionamos una meta en metas pequeñas, diarias ultra especificadas (Metas SMART), podemos implementar el cambio.


Usando la técnica Pomodoro de Gestión del Tiempo, podemos sacarle el jugo al tiempo.


Aplicando la estrategia de Aprendizaje de 1x20x1 (un tema, por veinte días, por una hora) muy focalizado, podemos abordar cualquier tema, como primer acercamiento al aprendizaje.


Si usamos la estructura de Pensamiento Crítico basada en las Preguntas “What, Why, How” se nos facilitará el camino a recorrer para el ordenamiento de ese conocimiento.


Una de las formas de hacerse cargo de este tema es usar la idea de que “siempre estamos en constante aprendizaje”, o usando la figura de las empresas de construcción, siempre “Under Contruction”.


Aprender es Cambiar, el neurologo Estanislao Bachrach, señala que cuando uno aprende algo nuevo y lo usa, de alguna forma nuestro cerebro está cambiando, sin embargo también te dirá que cambiar es de lo más complejo y desafiante para personas y para empresas (Cambiar para una empresa puede tomar entre 3 a 5 años o simplemente no podrá cambiar).


Por eso se nos complica el aprendizaje continuo, porque intrínsicamente conlleva la voluntad de cambiar y para salir de la zona de confort… no estamos muy dispuestos.